Teatro del Carmine

Teatro del Carmine - Tempio Pausania (SS)

El Teatro del Carmine, inaugurado el 20 de julio de 1929, se encuentra en el ámbito de la tradición teatral sarda, su origen se ubica en la primera mitad del ‘800.

En los primeros años del siglo XIX siglo florecen, de hecho, en Cerdeña los primeros intentos de composición operística, a los que se acompaña necesariamente la realización de estructuras aptas para acoger representaciones teatrales.

El 2 de octubre de 1836 la ciudad de Cagliari inaugura el Teatro Civico; en Alguer, en el 1982 se abre al público el teatro; en Sassari, en 1844 se inaugura el nuevo Politeama con la ejecución de “Ricardo III”, ópera del sassarese Luigi Canepa.

También la ciudad de Tempio, dotada de estructuras provisionales, promueve montajes teatrales. Habrá que esperar a los primeros decenios del ‘900 para hacerse cargo y solucionar el problema de la realización de un teatro estable.

El 30 de septiembre de 1910, en la iglesia del Carmelo, se realiza una representación del gran tenor Bernardo de Muro, delante de una muchedumbre “variada, elegante, nueva, con numerosos forasteros, literalmente apiñadas en la amplia sala”.

En aquella ocasión se evidenció la exigencia de realizar un lugar para los espectáculos, favoreciendo el uso de la iglesia del Carmine y sugiriendo “abrir sin demora a los espectáculos dramáticos la puerta mayor de la iglesia del Carmine” (Giornale d’Italia, 3/12/1913).

Una parte de la población de Tempio no estuvo de acuerdo con el uso profano de la iglesia, por otra parte, de propiedad del ayuntamiento, incluso algunos cofrades pidieron que el lugar de culto fuera exclusivamente dedicado a ritos religiosos.

Durante el concejo del 1 de diciembre de 1913, presidido por el alcalde Cabella, se decidió considerar “las diferentes propuestas, evaluando las garantías y la bondad de los proyectos de los proponentes para aceptar la que mejor respondiera al interés del público”. A pesar de las discusiones y las diatribas, los espectáculos continuaron a ser representados en la ya ex iglesia del Carmelo.

Teatro del Carmine - Tempio Pausania (SS)

Durante estos años los espectáculos cada vez fueron más numerosos gracias a la presencia de artistas del calibre de Bernardo de Muro, Giovanni Manurrita y Giovanni Corda, cuya fama internacional hacía cada vez más presente la exigencia de un lugar digno de acoger artistas muy famosos.

Gracias a la sensibilidad artística del comisario del ayuntamiento de Tempio Celestino Manca se propuso la cesión de la ex iglesia del Carmine.

En seguida se constituyó un comité que contactó a Aldo Faconti, quien realizó un proyecto expuesto en el escaparate de la tienda de Stefano Corda en plaza Gallura, para que los ciudadanos pudieran verlo.

Superada la perplejidad inicial, se estableció que el presupuesto para la realización de la obra fuera de 300.000 £, el comité abrió a los ciudadanos una suscripción de acciones de 250 £ cada una.

Sin embargo, la suscripción no tuvo éxito, por eso, un grupo de ciudadanos de Tempio (Stefano Corda, Pasqualino Pintus, Domenico Cabella, Tommaso Azara, Paolo Nicolai y Mario Cossu) se reunió para hacerse cargo de los gastos de adquisición y construcción del teatro.

El 11 de diciembre de 1927 el Ayuntamiento con una autorización cedió la ex iglesia del Carmelo, para construir el teatro con una gran sala para espectáculos públicos, a cambio exigió una renta perpetua y el uso del teatro a fines filantrópicos.

Además, los concesionarios tenían que organizar bimestralmente una velada a favor de las instituciones locales de beneficencia.

Así nació la “società dei dieci” (a los seis socios originales se unieron Salvatore Murino, Gerolamo Corda y Domenico Caputo) que el 24 de enero de 1928 estipuló con el comisario del ayuntamiento, el acto público de cesión, registrado en Tempio el 15 de febrero de 1928.

Los trabajos empezaron el 20 de febrero de 1928, bajo la dirección de Aldo Faconti, prosiguieron a gran velocidad durante los meses sucesivos, por eso el teatro fue inaugurado el 20 de julio de 1929 por la compañía de canto dirigida por el tenor Giacomo Eliseo, con la ópera de Donizetti “Lucia de Lammermoor”.

La primera temporada operística fue particularmente rica  e interesante: “El barbero de Sevilla”, “La sonámbula” y “El elixir de amor”.

El 19 de julio de 1930 el Carmine, que en el mes de abril había hospedado al tenor Giovanni Manurrita, acogió triunfalmente al famoso tenor de Tempio Bernardo De Muro.

En los siguientes años los espectáculos líricos se alternaron con obras mas ligeras y populares.

En los años 50 la apertura de las nuevas salas cinematográficas y la llegada de la televisión trajeron la crisis al teatro y el proceso de decadencia culminó con la transformación del Carmine en sala de baile durante el Carnaval.

En 1991 el  Teatro Cívico, cerrado desde hacía algunos años, fue adquirido por el ayuntamiento de Tempio, después de haberlo restaurado, el 18 de octubre de 2001 lo devolvió, con todo su esplendor al público de Gallura.